Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Jueves 20 de junio de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
TINUS
Florentino Diez
Ingeniero White - REPUBLICA ARGENTINA
Soy eminentemente tanguero.
Jubilado Bancario
Nací el 16 de octubre de 1935
MI ESPOSA: Ángela Ventura
MIS HIJOS: Claudio Aníbal y Andrea Claudia
MIS NIETOS: Leandro Matías, Hernán Maximiliano, Braian Gabriel y Agustín Emiliano.


Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Diciembre 2012
Amor, paz y trabajo
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Marzo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

14/04/15 | 23:06: Chalo Tascheret dice:
tengo 78 años y muchos ha que no tenia todo el texto de este magnifico poema , sabia parte de el , pero tratare de memorizarlo todo y guardarlo en mis muchos lindos recuerdo que guardare en mis memorias ,,,,,, gracias
17/11/14 | 02:01: luis oscar dou dice:
tengo 83 años y, aunque se de que trata el poema, hay una parte de la letra que recuerdo y no la encuentro en esta versión que dice: no silbes Lisandro, no ves que tus silbos parecen aullidos de perros. Recuerdos vagos de mi adolescencia.
23/09/14 | 19:40: Gladys B. Alarcon dice:
Linda poesia. Supe de ella por un grupo de amigas argentinas con quienes compartimos el gusto por los libros, la poesia, la pintura, en fin ARTE. La pagina: La Magia de la Lectura en Facebook. Lo invitamos. Tanguera de escuchar tangos desde que estaba pequenia. Me encanta la musica y lo invito a la pagina Musica de ayer de hoy y de siempre. Ecuatoriana viviendo en USA hace poco. Tambien jubilada, con 2 hijos y 1 hija, 3 nietas, 1 nieto y 2 bisnietas. Saludos.
Vínculos
Entre Babylon y Zion Entre Babylon y Zion
Reflexiones rasta

Andrés Javier Rolando presenta una visión diferente: "Entre Babylon y Zion", las primeras reflexi... Ampliar

Comprar$ 25.00

Entrá a Radio La Quebrada

TINUS


Este espacio estará dedicado a notas de cultura general, pero con inclinación a la música nacional, entendiendo como tal el tango y el folklore


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

EL ROSTRO DESCONOCIDO DE CRISTÓBAL COLÓN



EL ROSTRO DESCONOCIDO DE CRISTÓBAL COLÓN

Cada año cuando llegaban las fiestas de fin de año la revista Patoruzú, editaba un número especial, llamado Libro de Oro Patoruzú, que además de los resúmenes anuales de las actividades del año que finalizaba, completaba con historietas, cuentos y relatos de hechos, despedidas de año en un alarde entre el sano y fino de selecto humor, Esto no es un discurso es la radiografía de una sociedad evidentemente mejor.

Y era esperado también un almanaque, del año a iniciarse que se iba modificando en cada edición, para hacerlo más atractivo. En uno de ellos con un dibujo alusivo y el desarrollo del consabido cuadrito de cada mes, se había agregado una estrofa rimada donde se hacía alusión, a cada período mensual.

El mes de octubre ostentaba las últimas líneas que decían:

(…)

Y en medio de cualquier plaza

los Giuseppes y Josés,

se agarran a puntapiés

para aclarar la cuestión

de si Cristóbal Colón

era gaita o genovés…

 

Tanto Génova, como Barcelona, Sevilla, Huelva, Valladolid y Santo Domingo se vanaglorian de su relación con el descubridor de América

Pareciera que los grandes hombres, los que trascienden, para los que valió la pena su paso por esta vida, tiene un origen difuso, impreciso, cuando no vergonzante. Y así pasa por ejemplo a nivel local, con el coronel Ramón Estomba que, a pesar de considerarse el fundador de nuestra Bahía Blanca, no ha sido posible obtener un retrato suyo que se ajuste a sus rasgos fisonómicos.

Con el Almirante Cristóbal Colón, sucede algo parecido, ya que sus retratos, los que conocemos, fueron armados de acuerdo al mejor o peor dictado de rasgos de quienes lo conocieron ya que no hubo durante su existencia, por lo menos no se conocen, retratos del Gran Almirante.

Salvo en Guaite. Mi pueblo tuvo el privilegio de ver el desembarco del gran Almirante, en la estupenda puesta en escena de nuestro querido y recordado Atilio Miglianelli al cumplirse el l quinto centenario del encuentro de dos mundos.

Tampoco existe certeza de su nacimiento, ya que el mismo Colón no conocía el año de su nacimiento y estimaba que podría haber sido en 1451. Y gracias a la casualidad se hallaron pruebas (documento Assereto), recién en 1904, en el Archivo Notarial de Génova, donde se pudo determinar que había nacido en esa ciudad. Sí, se sabe que sus padres fueron un Doménico Colombo, de oficio tejedor y Susana Fontanarrosa.

 

Con todo el futuro gran Almirante no hablaba italiano y se expresaba en español y en latín. Su apellido sufrió alteraciones como Colombo, Colomo o Colom, pero en los, documentos oficiales casi siempre figuraba como Cristóbal Colón.

 

No es difícil trazar, en cambio trazar un retrato moral del gran almirante. Fue tenaz, minucioso y hábil para trabajos manuales, un verdadero artesano, con una inteligencia superlativa acompañada de una desbordante fantasía que lo impulsó a imaginar encontrarse con los lugares fabulosos de los habría descrito Marco Polo. Pero además de trágicos y enigmáticos  sus ideales estaban elaborados poéticamente. Lo rebelan sus escritos oficiales y cotidianos que están matizados con citas bíblicas. Fue líder con la firmeza y la sensibilidad necesarias, para detectar todas las manifestaciones de su entorno, lo que le permitió ser también un muy buen piloto de tormentas, cuando la incertidumbre y la nada pintaba el mar oceánico como único confín en torno a las carabelas.

Fue sin duda el mejor marino de su siglo y uno de los grandes de todas las épocas.

A los 14 años fue marinero y pronto había mamado la mayoría de los conocimientos que a otros les llevaba una vida aprender. Era muy certero para pronosticar eclipses, tormentas y temporales. Uno de sus colaboradores más críticos, Michele de Cúneo,  indicó: “En alta mar sólo le bastaba con ver una nube o en la noche observar una estrella, para anticipar lo que iba a suceder” 

 

Finalizando el siglo XV con las tímidas incursiones por el mar un poco más allá del Ecuador comenzó a derrumbarse la teoría de la bóveda celeste única que correspondía al hemisferio norte. Habían ido encontrando Madeira, las islas Canarias y las Azores y más allá del cabo Bojador el golfo de Nueva Guinea. Avezados marinos, descubrieron después del Ecuador, nuevos grupos de estrellas como la “Cruz del Sur” y se fue armando el gigante rompecabezas que comenzaba a demostrar a contrapelo de la iglesia que la tierra no era el centro del universo y que si era redonda. Paolo Toscanelli, nativo de Florencia, afirmó que era posible alcanzar las costas orientales de Asia navegando hacia el oeste.

Y tal certidumbre se acrecentó, ya que el comercio con las costas de Asia, desde donde se traían todo tipo de mercancías como sedas, alfombras, oro, piedras preciosas, etc., cuando los turcos junto a los venecianos tomaron Constantinopla, en 1453, interrumpiendo el comercio directo y pasando a ser intermediarios, costoso peaje, del comercio con Oriente. El valor de las especias, como la pimienta, llegó a costar su peso en oro.

 

Las alternativas comerciales adversas, dejaron de lado preceptos religiosos, para estudiar con mayor profundidad las nuevas teorías, que se discutían cada vez más candentemente, entre científicos e intelectuales.

Pero hubo un hombre que supo que había llegado su momento de actuar. Y convencido de estar en condiciones profesionales y con un determinismo premonitorio, ya que él mismo consideraba que su nombre Cristóbal, derivaba de “Christum ferens”, es decir, “el que lleva o trae a Cristo”, y Colón, “el que ocupa un territorio” y en consecuencia se veía como misionero y transmigrante.

Colón se había casado en 1478, con Felipa Perestrello e Moniz, proveniente de una de las familias más acaudaladas de Portugal y Colón trabajaba en la flota de su cuñado que tenía una flotilla y una pequeña factoría en Porto Santo. Cerca de Madeira. Sus viajes siempre eran los circuitos conocidos y  a la vista de las costas. Colón como conocedor y estudioso de las variaciones de los fenómenos meteorológicos, la conformación astronómica y su observación de vegetales desconocidos, iba desarrollando su convencimiento afirmando las teorías de Toscanelli que hacía suyas, con la férrea idea de llegar a Asia por la navegación hacia el oeste, sólo que no pensaba que fuera tan extenso el trayecto. Apoyaba su convencimiento en los estudios realizados a la literatura disponible, sobre la redondez de la tierra, donde se afirmaba que eran seis partes de tierra y una de agua.

Astrónomos como el árabe Alfraganus, aportaban datos ciertos sobre el perímetro de la tierra. El autor sin embargo había utilizado millas árabes (1.975,5 metros) y Colón hizo la conversión tomándolas como millas italianas (1.477,5 metros), por lo que su resultado fue menor. Estudió mapas, y cuando documento se relacionaba con el tema hasta tener elementos suficientes de la factibilidad de la empresa.

Hizo la propuesta al rey de Portugal, en 1484, pero Juan II no se mostró convencido de los argumentos y le negó financiamiento y la flota que Colón le solicitaba.

Tuvo mejor acogida con los Reyes Católicos y la propuesta fue sometida a un grupo de notables que formaron Fernando e Isabel, para que la estudiaran y así tener la certeza en las conclusiones. La comisión real rechazó el proyecto de Colón, considerando inconsistentes los argumentos aportados.

Tras el revés Colón entabló en Huelva, amistad con Martín Alonso Pinzón, capitán del puerto de Palos y el monje y astrónomo Antonio de Marchena. De dichos intercambios de conocimientos, Colón logró argumentos más contundentes en su caletre, presentó una serie de exigencias: título de nobleza, ser nombrado almirante y virrey de los territorios que lograra para la corona y el 10% de todas las ganancias obtenidas de toda la aventura a emprender. Nueva negativa de Fernando que convenció a Colón cambiar el rumbo de sus peticiones hacia Inglaterra o a Francia. Esta decisión de Colón hizo variar el no del rey Fernando, temeroso de perder la gloria y las riquezas que Colón pronosticaba. Fue en abril de 1492, por medio de las capitulaciones de Santa Fe. Le dio al ya Almirante un millón de maradíes y Colón logró completar medio millón más de su peculio y de familiares y amigos.         

Se sabe tres fueron las carabelas alistadas, la Santa María de 26 metros de largo y la Pinta y la Niña de 15 metros. Tuvieron cañones alistados, agua fresca, alimentos y elementos que se pretendía cambiar por oro, en las ignotas tierras.

Completar la tripulación no fue fácil. La empresa de por sí era como un salto al vacío; el tiempo a permanecer en alta mar era demasiado prolongado y a eso se sumaba la falta de renovación de alimentos frescos, el problema del agua y las enfermedades propias de estas expediciones, estaban al acecho.

Nada arredraba a Colón ya sí el 3 de agosto de 1492 media ante de la salida del sol zarparon las tres carabelas del Puerto de Palos.

Las dificultades de fueron presentando y el Almirante fue sorteándolos sucesivamente , carabelas portuguesas acechando, amenaza de motines para volver a España, incluso informando menos de las millas recorridas, para darse un plafond, Hasta que fueron presentándose indicios de tierra cercana, llovizna sin viento, algunos pájaros, Y más dos meses después de la partida  el 12 de octubre de 1492, se escuchó el anhelado grito del vigía Rodrigo de Triana,  desde la cofa del palo mayor : “¡Tierra, Tierra!”. Tomaron posesión de la isla en nombre del Rey de España y renombraron como San Salvador, esa porción de tierra que los lugareños llamaban Guanahaní.

Comenzó un intercambio con los aborígenes que les trajeron alimentos, coloridos papagayos y ovillos de hilo de algodón, mientras los tripulantes le regalaban bonetes rojos, cascabeles y cuentas de vidrio.

El Almirante Cristóbal Colón dejó en su diario, la descripción de los habitantes de aquellas islas, como “muy bien hechos, de muy hermosos cuerpos y buenas caras. Los cabellos gruesos casi como seda de cola de caballo, y  cortos…(..) Y creo que ligeramente se harían cristianos (…) Yo, placiendo a Nuestro Señor, llevaré de aquí al tiempo de mi partida seis a Vuestra Alteza para que aprendan a hablar…”

Regresó en 1493, con dos carabelas, ya que la Santa María había naufragado antes de salir de San Salvador. Su primer viaje había durando siete meses y doce días. Fue recibido en Barcelona con los más altos honores. Colón estaba seguro de haber estado en India. y por tal motivo durante toda la Colonia se llamo Indias al continentes americano. Y su convencimiento, logró el financiamiento de los tres viajes posteriores.

Colón murió sin saber que había descubierto un nuevo continente. Sin embargo así fue y no sólo eso sino que cambió el curso de las historia luchando con su consideraba descabellada idea y con un grupo escaso de hombres y de elementos abrió las puertas del nuevo mundo.

Y como no hay precisiones de su nacimiento, tampoco existe fehacientemente indicación del lugar donde reposan sus restos. Se dice que en la Catedral de Sevilla, adonde fue trasladado desde Cuba, y no son pocos los que expresan que su tumba está en Valladolid o en la isla de Santo Domingo.

Ni siquiera las tierras que descubrió para la humanidad ostentan un apelativo derivado de su nombre y sólo la hermana republica de Colombia, le rinde el homenaje que le debe todo este continente.

 

La epopeya de Colón, fue un punto y aparte para los mitos y teorías que se habían elaborado desde la Edad Media y fortaleció y dio razón a la conformación y características del planeta, sus dimensiones y principalmente algunas ideas que, la presencia de los astros habían anticipado y que a partir de la comprobación de la esfericidad de la tierra, se reafirmaban y cumplían.

Teorías varias se habían esbozado explicando la constitución de nuestro mundo:

“La Tierra es un disco que flota en el agua, origen de todo”, según Tales de Mileto.

“La Tierra es un cilindro, situado en el centro del Universo”, de acuerdo a Anaxímandro de Mileto.

“La Tierra es un ancho disco inclinado alrededor del cual giran los astros, a veces por encima, otras veces por debajo” aseguraba Anaxímenes de Mileto

“La Tierra es ilimitada y centro del Universo”, concluía Heráclito de Éfeso.

Todos coincidían en considerar el centro del conjunto del mundo que conoce la cultura, denominado Ecumene, al mar Mediterráneo.

Platón decía que la Tierra era el centro del Universo, mientras que Pitágoras, con su intuición maravillosa sostenía que la Tierra giraba alrededor del  Sol (sistema heliocéntrico). Por su parte Aristóteles, pergeñó, producto de sus estudios y contemplaciones estelares, una forma esférica y planteó 300 años antes de Jesucristo, la posibilidad de llegar a la India, por el Mar de Mauritania, es decir viajando hacia el oeste. De igual modo opinaba el griego Eratóstenes de Alejandría, el primero en medir un meridiano terrestre, si el gran océano no representara una dificultad insuperable.

Ptolomeo, por su parte, estableció las cartas de navegación hasta el umbral mismo de la era descubridora.

Y fue Platón quien que más allá, en la inmensidad del mar había existido un gran continente habitado por descendientes de Atlas, que había sido sepultado en el Océano. Incluso, con el tiempo, se llegó a afirmar que de la Atlántida, llegaron tanto los fundadores de Atenas, como los habitantes del continente americano, que hallaran Colón y los sucesivos exploradores de estas tierras.

   

 


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 2 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
10/07/12 | 20:14: alejandra dice:
Y DONDE ESTA EL ROSTRO DESCONOCIDO, EN ESTE TEXTO ESTAN TODOS LOSLUGARES COMUNES DE CRISTOBAL COLON.
cuestaabajo@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
10/06 | 13:20 VIEJOS SON LOS TRAPOS


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS