Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Domingo 20 de octubre de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
TINUS
Florentino Diez
Ingeniero White - REPUBLICA ARGENTINA
Soy eminentemente tanguero.
Jubilado Bancario
Nac el 16 de octubre de 1935
MI ESPOSA: ngela Ventura
MIS HIJOS: Claudio Anbal y Andrea Claudia
MIS NIETOS: Leandro Matas, Hernn Maximiliano, Braian Gabriel y Agustn Emiliano.


Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Diciembre 2012
Amor, paz y trabajo
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Marzo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Publique su taller

ltimos comentarios de este Blog

13/10/19 | 21:51: Annaviari dice:
Быстро и качественно работают, рекомендуем! венетоклакс
12/10/19 | 16:33: Lousins dice:
Мы предоставляем крупному и малому бизнесу, а также физ. лицам полное решение любых проблем - от ликвидации и регистрации специализированной компании до юридической поддержки на всех этапах её движения. Работники нашей конторы ценят любого потребителя, обратившегося в нашу компанию. Характерной чертой нашей работы по праву является построение долгосрочных связей со всеми нашими заказчиками, основанных на принципах личного подхода к всякому клиенту и сохранение секретности информации. Наши специалисты имеют высшее адвокатское и экономическое образование, чрезмерным практическим профессиональным опытом в области предоставляемых нами услуг. Основным правилом у нас в компании является то, что, сотрудничая с нашей фирмой, вы получаете необходимый конечный результат, основанный на наших сведениях и многолетнем опыте. автоюрист самара Мы специализируемся на процедуре регистрации и ликвидации юр. граждан и индивидуальных бизнесменов, бухгалтерских услугах для небольшого и среднего бизнеса, полном юр. обслуживании юридических лиц. Дополнительно выполняем провождение сделок,регистрация прав на нежилые помещения,заявление об отмене судебного приказа,отмена заочных решений,налоговая практика,сопровождение сделок,юридическая экспертиза,сделка купли-продажи недвижимости,разрешение споров в отношении интеллектуальной собственности,алименты (взыскание алиментов),возмещение ущерба,трудовые споры в Самаре.
10/10/19 | 08:24: antongen dice:
На нашем сайте nsksoft.net всегда доступны самые новые программы для Windows
Vnculos
La Argentina en la posmodernidad multicultural La Argentina en la posmodernidad multicultural


Esta obra está dedicada a la inserción de la Argentina en la posmodernidad. Trata, ... Ampliar

Comprar$ 25.00

TINUS


Este espacio estar dedicado a notas de cultura general, pero con inclinacin a la msica nacional, entendiendo como tal el tango y el folklore


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

IX - ARGENTINA - FAENAS DEL CAMPO



La esquila
Es el corte de lana que se hace anualmente a las ovejas. Esta operacin daba lugar, como todas las que se realizan en el campo argentino, a fiestas ms o menos ruidosas.
Los animales eran esquilados por hombres muy diestros y aun por mujeres, hoy en cambio, lo son por medio de implementos que han mecanizado completamente la tarea.
Se realiza alrededor de septiembre u octubre y como queda dicho consiste en despojar las majadas de la lana. Se tomaban las ovejas por las patas y entregadas al esquilador, tijera en mano, proceda con maestra a cortar la lana del animal.
De noche se armaban bailes interminables. Gatos, malambos, se suceden unos tras de otros hasta que aparece un payador o milonguero, que pone un parntesis al baile.
La esquila poda durar hasta casi veinte das.

La yerra
Operacin que consiste en marcar los animales grandes en las estancias, especialmente vacunos y equinos.
Se trata como la esquila de un acontecimiento de los ms importantes en las tareas rurales.
Dice Ventura Lynch, La yerra es el acto o accin de marcacin que se hace cada uno o dos aos, de la hacienda orejana que tienen las estancias
La tarea se verifica en los mese de otoo, de abril a junio. Cuando la benignidad del clima aun no ha llegado a los rigores invernales.
Acude gente del poblado y de localidades cercanas y se produce una verdadera fiesta de trajes tpicos, ponchos de vicua, chapeaos de pura plata y toda la elegancia en las personas en sus cabalgaduras. Se luce todo aquello que es ms rico y ms caro.
Se echa la hacienda al corral, se mata una o dos vaquillonas, que se han de servir ms tarde asadas como corresponde, y todo el comentario, risa y algaraba.
Se enlaza al primer orejano, si es vacuno en las astas, si es equino en el cuello. Una gran algaraza, por el acierto, aplausos y gritos y comienza la faena de la yerra. Se tiende al animal en el suelo y se procede a marcarlo con las marcas que se sacan candentes del fuego.
Y como los marcadores, despliegan sus habilidades los enlazadores y pialadotes, los unos a caballo, los otros de a pie y mientras bajo un omb, en la playa y en la cocina se desarrollan otros cuadros de no menos inters. Corre el mate y la ginebra, suenan guitarras armoniosas, con u triunfo o un gato, que se baila y se juega a la taba.
Suele durar, dependiendo de la cantidad de animales a marcar, entre quince y veinte das.

La Doma
Es la tarea que realiza un hombre para amansar a los caballos y hacerlos tiles en las faenas del campo. Antiguamente se sometan a los equinos a castigos rigurosos para adecuarlos a la docilidad requerida para las tareas rurales.
De a poco se han ido utilizando mtodos ms suaves y adecuados, aunque algunos criollos apenas condescenderan a llamarla doma.
El domador, adems de su coraje e inteligencia, necesita la colaboracin de un apareador que constantemente est, montado, al lado para ayudarlo y al mismo tiempo para que el animal vea al domado y le sirva de ejemplo.
Esta labor no escapa a las supersticiones y en Misiones lo domadores acostumbran a poner en el mango del rebenque un hueso de pescado o llevar en el bolsillo un pedazo de piedra imn con el objeto de excluir los peligros en su labor.
Ricardo Giraldes en Don Segundo Sombra describe una doma:
Se dej ensillar sin muchas cosquillas. Mal olor le iba tomando yo al negocio.
Todos estbamos como en misa.
Mientras lo sacaban a la playa y lo agarraban de la oreja, me resbal las botas, para poder con ms fuerza sostener los estribos y me ajust bien la vincha, no fuera que el pelo viniera a enceguecerme en lo mejor
Cuando boli la pierna, sent que tena el lomo arqueado, como el de un barril y me acomod los ms fuerte que pude () pues no estaba el asunto para compadradas. Lrguelo no ms. Maliciaba detrs de m la sonrisita del patrn, pero no era cosa de perder la cabeza. En un segundo de tiempo pens en un lonjazo en el hocico y desech tal propsito, pues con ello me pondra a disposicin de cualquier antojo del animal.
Mejor era estudiarle los vicios. Por suerte mi padrino tom la iniciativa. Afirmate!, me dijo, y le envolvi al potro, las patas de un arriadorazo.
El animal se abalanz, manoteando al aire, y se trab en dos corcovos duros, para volvrseme, en un cimbrn, sobre el lado del lazo. Con lo que perdi pie. Quise abrirle, pero alcanz a apretarme el tobillo por un momento, pues en seguida se enderez, quedando a la espera como al principio.
Sin embargo, algo haba yo perdido y es que se senta dolorido el pie; algo tambin haba ganado y es que, a pesar de tratarse de un reservado, no pudo en su astucia y baqua desacomodarme.
Mi mejor ganancia estaba en que don Segundo ya haba visto de qu se trataba, Lo comprend, porque me dijo: No le bajs el rebenque
Por segunda vez lo azoto por las patas y el bayo se abalanz. La partida le iba a resultar ms dura, pues mandado por mi padrino, le cruc el hocico de un rebencazo, y cuando como anteriormente se clav a corcovear, le menudi azotes por la cabeza sin darle alce. Ni bien quiso pararse, don Segundo lo apur a lazazos, para quitarle la maa de volverse sobre el corcovo.
Entrando en el juego, aument la dosis de lonja, cosa que me permita charquear en el rebenque, al par que abatatar al bruto. Y viendo mi resistencia a los sacudones, se me calent el cuerpo y empec a aporrearlo al bayo, al comps, repitiendo como un estribillo el dicho del patrn: Al que corcovee, Lea! y lea! y lea!.
No hubo nada que hacerle, la habamos ganado desde el primer tirn y la seguimos ganando hasta el fin. Las riendas no me servan para afirmarme, porque el bruto sacuda tanto la cabeza que llegaba a golpearme los estribos. Pero al comps mismo de la rebenqueada haba yo encontrado una base de equilibrio, que no perd hasta volver a la puerta misma del corral, donde de un tirn lo hice sentar al bayo sobre los garrones. Y ya le baj los cueros.
El patrn ser acercaba a nosotros a caballo. Con satisfaccin vi. que no sonrea ya, pasando por lo contrario una mano pensativa sobre su bigote.
Con un tono de elogio, me dijo Qu padrino tens, muchacho!. Y contest no ayudndome el cuerpo, con algo deba contar pa un apuro

Siembras
Es costumbre en los valles calchaques, antes de las siembras realizar algunos ritos para que la misma sea feliz y fructifiquen las simientes
El dueo de casa provee de tres toritos de barro cocido de dos o tres centmetros de tamao, con dos aberturas una en al boca y la otra en el lomo. Uno es llenado con aguardiente, otro con chicha de maz y el tercero de llicta, que se carnea al iniciar la siembra, repartiendo entre los presentes los diversos trozos para que coqueen. Luego derraman sobre las espigas de maz, por la boca de los toritos, el aguardiente y la chicha, agregando coca y llica, volcando tambin agua bendita.
.Inmediatamente se inicia la siembra; los hombres con arados son arrastrados por bueyes abren surcos, y las mujeres van colocando las semillas que desgranan de las espigas que llevan.
En la quebrada de Humahuaca la ceremonia se realiza en forma diferente, pero la coca y la llica juegan papel importante, invocndose a la Pachamama. Madre de los cerros, para que proteja la operacin.

Sealada
Es como la yerra, pero para animales menores.
Se invita a amigos y familiares y se provee de bebidas y comida en abundancia. Se llevan imgenes de San Marcos y de San Juan, protectores de las majadas.
Llegado el da fijado, los visitantes exteriorizan de viva voz de que la majada se haga ms numerosa, mientras coquean.
Se toman parejas de ovejas, cabras o de terneros (siempre macho y hembra) y les dan chicha, aguardiente y coca y se comienza las sealadas cerreras. Salpicando de sangre a la duea de casa para que ella y su majada gocen de buena salud.
Van entregando los pedazos de orejas al dueo, quien los va guardando, haciendo al terminar la tarea, aspersiones con aguardiente y chicha. Luego sueltan a los animales, levantan puados de piedras y se guarecen en las habitaciones del dueo de casa donde comienza el baile.
Al da siguiente se entierran los pedazos de oreja y hojas de coca, en un hormiguero.
En otros lares, estos restos de orejas se depositan en un pequeo pozo hecho en centro del corral, rocindolos con aguardiente y se las cubre con tierra como homenaje a la Pachamama (Esta descripcin corresponde a Juan Ambrossetti).

Cuereadas
Las cuereadas constituan faenas propias de la pampa argentina, en las que el ganado cimarrn, descendientes de los primitivos animales dejados por Pedro de Mendoza, era perseguido para obtener el cuero que aparte de su uso en la colonia, se comerciaba como otros frutos de la tierra, con la metrpoli.
Al ganado cerril, se los arreaba, entre gritos de los vaqueros y los las ridos de los perros ovejeros y el alboroto general, hasta que en el lugar determinado, los jinetes los rodeaban y comenzaban a hacerlos correr en crculos. Hasta que al grito del capataz, los desjarretadotes, montados y munidos de una garrocha con una acerada media luna, comenzaban a lanzar golpes hacia el ganado bravo. A medida que los animales eran alcanzados por el golpe, caan chorreando sangre. Y vuelta a embestir a otro y a otro y a otros ms. Horas despus el suelo estaba cubierto de animales sacrificados. Empez la tarea de cuerear, con una habilidad maravillosa y luego los peones se encargaban de llevarse el cuero para estirarlo cuidadosamente y estaquearlo, hasta su secado y estar listos para cargar y despachar.
La carne quedaba abandonada para los perros cimarrones y las aves de rapia.
Se requeran permisos especiales del Rey o del Cabildo y entonces la matanza de ganado bravo alcanzaba inmensas proyecciones.
Adems el cuero se usaba como moneda, ante la falta de circulante y con los cueros se mercaba o se pagaba como trueque. .
Se realizan matanzas para pagar el techo de cedro de la catedral, a favor de los primeros templos, para la redencin de cautivos, de indios, para costear fiestas, y colaciones, para los conventos y la lista sigue.
La destruccin fue tal que el Cabildo debi dictar severas ordenanzas fijando el tiempo y nmero de animales a matar y vedando la matanza de vacas y terneros.
El exterminio fue tal que de cuarenta millones de cabeza que existan en el siglo XVIII, prcticamente se haba sacrificado la mitad.

El Rodeo
El sitio donde se rene el ganado mayor, para sestear o pasar la noche, o para su conteo o venta, es, generalmente un terreno llano y despejado desde un punto cntrico de la estancia.
En las grandes estancias de las llanuras, la vida se concentraba en un espacio amplio y parduzco, a veces hasta de un octavo de legua de ancho, se llamaba rodeo.
Una hora antes del amanecer, los paisanos alzaban sus recados.
Un momento despus, ya cabalgando hasta el lugar indicado por el capataz, para que se separaran, dirigindose cada uno a las puntas que le haban indicado. Luego cada cual arreando su sector se iban concentrando en el rodeo, agitando ponchos y rebenques y acompaados por el ladrido de los perros. Una vez que se acercaban, iba deteniendo los caballos a fin de que el ganado amainara su carrera y provocara la desbandada general.
Se reunan a veces cuatro mil, en otras ocasiones algo ms hasta diez mil reses, desde las lomas, las cuchillas, los espejos pajonales y los rincones de los pajonales y una vez agrupados se limitar a atajar el rodeo.
Si apareca inquietud entre los animales, por algn ruido imprevisto, la cada imprevista de un caballo, el aleteo de un poncho; se dispona un grupo de peones que hiciera un movimiento circular alrededor, para tratar de contener todo el ganado y evitar una estampida, que resultaba cuando se daba incontenible, perdindose todo el trabajo realizado. (Sobre un comentario de Cunnighame Grahan)

La Desplumada
Las plumas de los avestruces eran muy solicitadas, de manera que estos animales eran cercados, cazados y encerrados. Expertos desplumadores quitaban las plumas y luego las soltaba para que la naturaleza, renovara la provisin en el futuro.
El desplume se haca en invierno. Los vecinos ataban sus perros, estaban prohibidas las boleadoras y cada uno de los paisanos llevaba un poncho, amplio pauelo o bolsa, para apurar a los avestruces con su revoleo.
Al ingresar al encierro previsto, y con un trapo en la mano, azuza a siete u ocho de ellos a cada brete. Los desplumadores de a dos toman a la avestruz de cada ala y queda el animal con las alas extendidas y tratando de librarse de los hombres y mientras uno sujeta tiesa una de las alas el otro arranca las plumas de la otra y luego a la inversa.
Luego los avestruces son liberados, se levantan las plumas y se sigue con los dems.

La Carneada

Propia de un pas en que la riqueza ganadera tiene la magnitud de la nuestra, y en el que por propia gravitacin la carne se convierte en el alimento esencial del hombre, es la carneada, que consiste en sacrificar generalmente un vacuno y un equino, como corolario de una larga faena campestre: la yerra, la sealada, el rodeo, etc.
El animal sacrificado es generalmente asado con cuero y consumido all mismo en amable camaradera, mientras se suceden los comentarios de los sucesos del da.
Se iniciaba con un pen que enlazaba las patas traseras del animal. Enseguida lo derribaban y degollaban.
O los enlazaban por los cuernos y un paisano los sostena y otro proceda al carneo.
Para ello esquivando las corneadas del animal por el lado contrario del lazo, para no enredarse, le hunda su largo facn en el cuello. Borbotones de sangre, con un mecerse a ambos lados, frenticamente, el animal lanzaba un bramido de dolor, caa a tierra y expiraba. Otras veces para no correr riesgos, desarticulaban, cortando sus coyunturas o corvejones, las defensas del pobre animal y luego indefenso los degollaban.
Aparecan los carniceros que desollaban y despedazaban a la res muerta. Todo era tan rpido que solo una hora despus de haber dado su bramido de muerte, hasta que ya las piezas de carne cruda, colgaban en el galn.
Estacaban la piel, estirndola en el suelo para su secado al sol y mientras los gauchos, con las ropas, manchadas de sangre tomaban mate a la sombra, los chimangos y los perros, daban cuenta de las achuras del animal sacrificado.
En el norte, en los valles calchaques, por razones afectivas con los animales, se sacrifican muy de tarde en tarde y constituyen una ceremonia especial, lo ubican en posicin este a oeste y con las patas sueltas; le cubren los ojos con al primera sangre del degello y antes de expirar, para recibir el ltimo aliento, le colocan coca en al boca. O dibujan una cruz con la sangre. En otros sitios se entierra en los cuatro ngulos de la casa, porciones de sangre, producto del degello.

Peludeo
De noche en nuestro campos se suele salir a peludiar, esto es cazar mulitas, peludos, etc. Se prefieren las noches claras de luna, porque es ms fcil perseguir al animal. Se acompaan con perros que tienen la misin de encontrarlos y perseguirlos. Basta que se les vuelta, panza arriba, para poder tomarlos con facilidad. Se utiliza una varilla de hierro terminada en punta o en flecha, con el que se puede ensartar al animal. Asado es un plato excepcional, si se tiene la precaucin de dejarlo al sereno durante una noche.
Generalmente la vuelta es con los tientos de su recado atestados de peludos.

La Siega La Trilla La Aventada
Son procesos de una misma faena. Cuando las espigas estn maduras y las plantas se inclinan por el peso de sus granos, ha llegado el momento de cosecharlos.
El trabajo hoy est totalmente mecanizado pero aos ha se utilizaba la hoz y la guadaa para la siega; es decir el cosechado de las espigas, que se cortaban directamente con esas herramientas de cada melga.
La trilla se realizaba con las espigas, como alfombras, tendidas en un sector y animales, que eran yeguas o mulas, que con gran alboroto de los peones los animales comienzan a correr en rededor de las parvas, hasta que los giros se hacen frenticos. Al rato cuando los peones se recuestan tendidos y sudorosos, el polvo amarillo se va asentando dejando los granos desprendidos, que son recogidos por las mujeres, en grandes tipas tejidas de caa. Esas bolsa se apilan en el lugar determinado, para darle el destino oportunamente.
Y como todo acontecimiento en el campo la jornada se cierra, con un baile con todos los asistentes.
La aventada, como su nombre lo indica, es la operacin por la cual se levantan al aire y se dejan caer, los granos cosechados y trillados para eliminar hojas, ramas, que hubieran quedado y que el viento se encarga de llevar.

La Caza del Guanaco
Con el fin de aprovecha su piel y a carne, el guanaco fue perseguido, tanto en las pampas como en las mesetas patagnicas y en la quebradas andinas. Las boleadores fueron la mejor arma para apresarlas, la que requera destreza y maestra singular
Pero la tradicin se termin con la llegada del Winchester y otras armas de fuego que suplantaron a las boleadores, a los expertos en su utilizacin y facilitaron la explotacin abusiva hasta lmites de poner en extincin no solo la tradicin criolla sino tambin la existencia misma de estos animales.
Antes los reyes incas haban preferido al chaju que quiere decir atajar. Utilizaban veinte mil a treinta mil indios que formaban un cerco en rededor del ganado que al cerrarse sobre el mismo as como los animales que iban cercando en el cierre del crculo, y llegaban entonces los que tomaban la caza con tres o cuatro paredes de indios hasta tomar el ganado a mano (El Inca Gracilazo)

Caza de vicuas
Principalmente en el norte es tpica la caza de vicua, que se sigue haciendo como en el tiempo de los incas. El motivo abastecerse de carne y la codiciada lana, con la que se tejen hermosos ponchos.
Los cerreros antes de realizar la batida efectan ceremonias a la Pachamama y a veces al Llastay..
Ascienden a las montaas, donde se esconden las vicuas y, buscando una planicie, forman un chaco o corral destinados a los animales arreados. Mientras adecuan las improvisadas moradas donde han de estar alrededor de una semana. Rodeando el chac con estacas de un metro y medio de alto que ubican de quince en quince metros. El crculo tiene entre seis y ocho kilmetros de permetro. stas se unen por medio de hilos de lana de los que cuelgan tiras de gnero de diversos colores, con el fin de que las vicuas alojadas en el corral no huyan, dado el temor que le inspiran esos colgantes. Las vicuas dentro de ese predio son boleadas y degolladas sin dificultad. Se les saca el cuero y saborean su rica carne con fuego de yareta y cuerno de cabra, en un paisaje agreste donde las montaas sirven de fondo a esa tpica escena que tiene lugar a veces hasta a cuatro mil metros de altura.

La Caza Del and
Llamado tambin choiqu, cheuque, sur es objeto de persecucin por parte del hombre, quien aprovecha de l las plumas, su carne (solo los alones de fuerte gusto a potro, segn dicen algunos) y al piel de su cogote y de sus patas, aptas para fabricar chuspas (bolsas).
Se cazaba con boleadores y hoy se los caza con armas de fuego
Su caza moviliza a gran nmero de jinetes que van cercando denominados punteros los de los costados y culateros. Los anduces procuran escapar pero como el cerco se va cerrando, se procura bolearlos e incluso algunos que logran eludir el cerco son perseguidos y atrapados, por estar rendidos de tanto correr.

(Condensado del libro Folklore y Nativismo de F. Coluccio y G. Schiaffino. S.A. Editorial Bell)





Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 2 votos  - Ingres tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escrib tu comentario
Últimas entradas del mes
01/10 | 11:26 LA BELLEZA DE UNA POBRE RAMA SECA (R.Favaloro)
15/10 | 15:20 DESPUS...
13/10 | 19:40 PROYECTO MOISS
12/10 | 23:22 VIOLETAS PARA MERCEDES
12/10 | 18:27 DESNUDEZ DE LUNA
10/10 | 11:20 EL ROSTRO DESCONOCIDO DE CRISTBAL COLN
10/10 | 00:14 TU MIRADA
07/10 | 17:16 JOAN MANUEL SERRAT UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID MADRID - ESPAA - 15 DE MAYO DE 2006
03/10 | 23:16 RATAS RESPETUOSAS EN SADE
01/10 | 23:00 YO ME OPONGO
27/10 | 16:09 PALABRAS FINALES
25/10 | 12:15 LOS BLOGS HAN MUERTO, VIVAN LOS BLOGS
25/10 | 12:09 LA MUERTE DEL BLOG
18/10 | 23:19 EL FOLKLORE ARGENTINO
17/10 | 19:06 El celular de Hansel y Gretel
17/10 | 18:39 La vida
13/10 | 23:05 12 de octubre: Nada que festejar
10/10 | 18:51 Alegre despertar...
08/10 | 14:41 PREMIOS NOBEL


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletn
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS