Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Viernes 23 de agosto de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
TINUS
Florentino Diez
Ingeniero White - REPUBLICA ARGENTINA
Soy eminentemente tanguero.
Jubilado Bancario
Nac el 16 de octubre de 1935
MI ESPOSA: ngela Ventura
MIS HIJOS: Claudio Anbal y Andrea Claudia
MIS NIETOS: Leandro Matas, Hernn Maximiliano, Braian Gabriel y Agustn Emiliano.


Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Diciembre 2012
Amor, paz y trabajo
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Marzo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Publique su taller

ltimos comentarios de este Blog

19/08/19 | 09:40: WilliamRob dice:
free world pharmacy best mexican online pharmacies purchase of prescription drugs without prescription on line from the uk/#legitimate online pharmacies india
08/08/19 | 13:36: Rbaseojady dice:
- Учреждений всех видов работ * За все время победители тендеров за все года - Кто заказывал закупки по 44 ФЗ, 223 ФЗ · Авито, юла, и остальные сайты с объявлениями * Контакты соискателей, личные контакты специалистов * Контакты людей · Контакты руководителей https://baseo.ru
06/08/19 | 06:46: GinaGercengef dice:
Hi I'm Gina. I'm mother of two wonderful 10 years sons. Their father has left us 8 years ago. I have a question, maybe some of you can help me? At what age should a parent teach their son about sex education if there is no father around or would it be better for the child to have a male family member to do this? It really bothers me because i've found adult magazine in Their room. Will be happy to hear any advice.
Vnculos
Bitcora de lluvia Bitcora de lluvia


Novela en la que circula un personaje de novela (el "vendedor de historias" de Tabucchi), en la q... Ampliar

Comprar$ 30.00

Entr a Radio La Quebrada

TINUS


Este espacio estar dedicado a notas de cultura general, pero con inclinacin a la msica nacional, entendiendo como tal el tango y el folklore


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

DOS HISTORIAS SOBRE LOS REYES MAGOS



DOS HISTORIAS SOBRE LOS REYES MAGOS

I - Preguntas

Muchas veces  nos sentimos frustrados. Cuando esos desencantos llegan muy temprano en nuestro tiempo de vida, el desengaño lastima más profundamente. Al comenzar a andar en nuestra existencia, con la protección de los padres, nos sentimos seguros, contenidos. Pero esa misma cobertura de seguridad, arrastra costumbres, atavismos y creencias que nos llenan de felicidad o nos colman de amarguras. ¿Culpables? No. No hay culpables. Los acontecimientos se precipitan, confunden y agreden prematuramente al niño en su confianza y lesiona su crecimiento y sus enseñanzas.

Los padres procuran que sus hijos sean felices y en la vorágine de los acontecimientos, con dulzura le inventan un mundo rosa, para que lo vivan y lo disfruten.

Y entonces, llega el bautismo a una creencia que para el niño es una letanía repetible pero incomprensible o no asumida como tal.

La criatura es judía, cristiana, musulmana o protestante porque sus padres lo son. Le es inculcada una religión a la fuerza, sin preguntarle que opina. Les inventamos unos reyes que existieron hace dos mil años, como personajes actuales que los visitan cada año, para traerles la alegría de un juguete, en premio por un año de buen comportamiento. Estiramos la fábula, hasta donde se pueda. Un día el niño recibe el cachetazo que sus ídolos, sus padres le han contado algo que no es cierto.

Esto sucede generalmente al ingreso a la escuela primaria. Y el chico que ya venía sospechando algo, sacando conclusiones de esos episodios, lo asume medianamente bien.

Máxime en estos tiempos de computadoras y por ende informaciones expuestas a la inquietud del infante. La historia de los camellos, la simultaneidad de todo el mundo de los Reyes Magos o el ingreso a través de chimeneas de Papá Noel o Santa Claus, que podría darse en esta parte del mundo pero no en las tierras del personaje donde por ser temporada de invierno y frío los hogares están a pleno con los troncos ardiendo, son insostenibles ante los niños de hoy.

Claro que es bueno que los chicos tengan fantasías pero hay que conjugarlas con la perspectiva de que el niño sea feliz. Porque se escuchan premios y castigos en forma habitual; como decía Héctor Gagliardi: “si vos no portás bien/ le digo a los Reyes Magos/ que te dejen sin regalo/ y te quedás sin el tren…”

Seguramente ningún padre amenaza en términos parecidos, perdiendo de vista que quiere lo mejor para su hijo y trata de incentivarlos en ese sendero.

En mi casa, por ejemplo, el mango siempre entró y salió gambeteando necesidades y desde muy pequeños sabíamos que las chirolas para golosinas o juguetes eran casi prohibitivas. Por eso aguardábamos con ansias la llegada de Los Reyes Magos que con su magia milenaria viniera a paliar esa orfandad de chiches de nuestra tierna infancia.

Era una inmensa alegría cuando el 6 de enero, que entonces era feriado, mi viejo prolongaba horizontalidad un rato más, él que era siempre primero para y sólo lo hacía cuando obedeciendo el mandato del sol en las ventanas, ese resplandor nos confirmaba que era el Día de Reyes. Cuando llegábamos a los trajinados zapatos, allí estaban el juego de jardín, la paleta y la muñeca. Comentábamos a los gritos que los camellos se habían tomado el agua que le dejamos y comido el pasto fresquito que arrancáramos del baldío de enfrente. Y aunque los juguetes eran de una pobreza franciscana, para mis cuatro años resultaban los mejores regalos del mundo.

Pero ocurrió que los viejos que en un loteo que se había efectuado más de un año atrás, compraran un terreno, en el afán simultáneo de achicar gastos y procurarse cada día alguna pequeña comodidad más, compraron una casa.

En ese tiempo las casas de madera y chapa, se vendían y se trasladaban de un lugar a otro del pueblo, mediante la colocación de grandes tirantes donde la apoyaban y mediante sogas que ataban a caballos se iban arrastrando, en este caso una casa con dos piezas, superando inconvenientes, como por ejemplo el Puente La Niña. Y en los primeros días de enero se llevó a cabo ese transplante edilicio y luego de ubicadas las habitaciones en el terreno se cerraron con alambre de cerco el frente y el fondo del terreno. La tarea más pesada pero indispensable era el cavado de un pozo ciego para instalar la letrina que se había comprado con la casa.

El 6 fue la mudanza, aprovechando el feriado y entre todas las complicaciones a resolver que presenta un cambio de casa, mis viejos se olvidaron de los Reyes.

Mi hermano con ocho años, entendió las explicaciones de mi pobre vieja. Mi hermana de apenas dos no comprendía demasiado que estaba pasando, cuando Mamá nos decía que a la mañana siguiente íbamos a ir a comprar los juguetes. ¿Cómo comprar los juguetes? ¿A los reyes no les avisaron que ahora vivíamos en estas piezas viejas? Se me hacía trizas el alma, con lo que siendo una sospecha se venía a descubrir tan descarnadamente.

Un rato después uno de mis tíos, sospechando el olvido de mis viejos trajo juguetes para los tres. Pero eran sólo juguetes

Yo quería los juguetes de las Reyes Magos. Para eso me había portado bien tantos días. Y todo era mentira. No entendía porque le habían mentido así. Porque si hubiera sabido que Papá y Mamá no tenían que gastar dinero para comprarme el juego de jardín que había escrito en la carta. La carta. Cuando le di mi carta a los Reyes sin estampilla. “No hace falta”, me había dicho con una sonrisa y me dejó un cariñoso coscorrón en la mata de pelos siempre despeinada. ¿Todas las personas grandes son mentirosas?

En los años siguientes pareció no haberse recordado nada de lo pasado ese 6 de enero y  continuó la rutina de los zapatos [lustrados], el agua  y el pastito. Previos  a los repetidos días de Reyes, había insinuado que quería un tambor, casi real, con parche y todo, pero cada despertar esperanzado descubría un camión, un revólver y en el mejor de los casos un libro. Ni miras del tambor.

Unos años después cuando la fundación Eva Perón, repartía el pan dulce y la sidra para Navidad y Año Nuevo y para el día de Reyes, enloquecían de alegría a los pibes de la barriada, me entregaron en la Escuela Cortés una caja cuadrada de unos treinta centímetros de lado y dentro de ella ¡El tambor! Como lo había soñado e imaginado. Rompí nerviosamente la caja y saqué mi ansiado elemento de percusión y lo colgué de mi cuello mientras aporreaba el parche de cuero con los palillos y marchaba las cinco cuadras hasta mi casa, con porte que parecía marcial.

Y al rataplán del tambor, iba pensando que los mayores no mentían. Las cosas podían complicarse, pero al fin teniendo muchas ganas y mucha fe se concretaban.

Y a cada paso el pecho se henchía de alegría.

Sin embargo llegué a casa con los ojos irritados por un llanto incontenible. Los años habían pasado y de aquel chico que años atrás lloraba su inocencia perdida en la creencia de los Reyes Magos había crecido desmesuradamente. Vestidas con aquellos pantalones cortos, las esqueléticas piernas le quitaban todo atisbo de niño. Un señor que salía del Club Defensores me destrozó la ilusión y me llenó de infortunio y de vergüenza: “No te parece que ya sos demasiado grande, para ese tambor…” 

 

 

 

 

 

 

 

II …y respuestas

Apenas su padre se había sentado, al llegar a casa, dispuesto a escuchar como todos los días lo que su hija le contaba de sus actividades en el colegio, cuando ésta, en voz baja, como con miedo, le dijo: «¿Papá?»
-Sí, hija, cuéntame.
-«Oye, quiero... que me digas la verdad».
-Claro, hija. Siempre te la digo, respondió el padre un poco sorprendido.
-«Es que...», titubeó Cristina.
-Dime, hija, dime.
-«Papá, ¿existen los Reyes Magos?»
El padre de Cristina se quedó mudo, miró a su mujer, intentando descubrir el origen de aquella pregunta, pero sólo pudo ver un rostro tan sorprendido como el suyo que le miraba igualmente.
-«Las niñas dicen que son los padres. ¿Es verdad?»
La nueva pregunta de Cristina le obligó a volver la mirada hacia la niña, y tragando saliva le dijo:
-¿Y tú qué crees, hija?
 -«Yo no sé, papá: que sí y que no. Por un lado, me parece que sí que existen porque tú no me engañas; pero, como las niñas dicen eso».
-Mira, hija, efectivamente son los padres los que ponen los regalos pero...
-«Entonces es verdad? -cortó la niña con los ojos humedecidos-. ¡Me habéis engañado!»
-No, mira, nunca te hemos engañado, porque los Reyes Magos sí que existen, respondió el padre cogiendo con sus dos manos la cara de Cristina.
-«Entonces no lo entiendo, papá».
-Siéntate, cariño, y escucha esta historia que te voy a contar, porque ya ha llegado la hora de que puedas comprenderla , dijo el padre, mientras señalaba con la mano el asiento a su lado.
Cristina se sentó entre sus padres, ansiosa de escuchar cualquier cosa que le sacase de su duda, y su padre se dispuso a narrar lo que para él debió de ser la verdadera historia de los Reyes Magos:
-Cuando el Niño Dios nació, tres Reyes que venían de Oriente, guiados por una gran estrella, se acercaron al Portal para adorarlo. Le llevaron regalos en prueba de amor y respeto, y el Niño se puso tan contento y parecía tan feliz que el más anciano de los Reyes, Melchor, dijo: "¡Es maravilloso ver tan feliz a un niño! Deberíamos llevar regalos a todos los niños del mundo y ver lo felices que serían".
"¡Oh, sí! -exclamó Gaspar-. Es una buena idea, pero es muy difícil de hacer. No seremos capaces de poder llevar regalos a tantos millones de niños como hay en el mundo".
Baltasar, el tercero de los Reyes, que estaba escuchando a sus dos compañeros con cara de alegría, comentó: "Es verdad que sería fantástico, pero Gaspar tiene razón y, aunque somos magos, ya somos ancianos y nos resultaría muy difícil recorrer el mundo entero entregando regalos a todos los niños. Pero sería tan bonito..."

Los tres Reyes se pusieron muy tristes al pensar que no podrían realizar su deseo. Y el Niño Jesús, que desde su pobre cunita parecía escucharles muy atento, sonrió, y la voz de Dios se escuchó en el Portal: "Sois muy buenos, queridos Reyes, y os agradezco vuestros regalos. Voy a ayudaros a realizar vuestro hermoso deseo. Decidme: ¿qué necesitáis para poder llevar regalos a todos los niños?"
"¡Oh, Señor! -dijeron los tres Reyes postrándose de rodillas-. Necesitaríamos millones y millones de pajes, casi uno para cada niño que pudieran llevar al mismo tiempo a cada casa nuestros regalos, pero no podemos tener tantos pajes, no existen tantos".
"No os preocupéis por eso -dijo Dios-. Yo os voy a dar, no uno, sino dos pajes para cada niño que hay en el mundo".
"¡Sería fantástico! Pero, ¿cómo es posible?", dijeron a la vez los tres Reyes con cara de sorpresa y admiración.
"Decidme, ¿no es verdad que los pajes que os gustaría tener deben querer mucho a los niños y conocer muy bien sus deseos?", preguntó Dios.
"Sí, claro, eso es fundamental", asistieron los tres Reyes.
"Pues decidme, queridos Reyes: ¿hay alguien que quiera más a los niños y los conozca mejor que sus propios padres?"
Los tres Reyes se miraron asintiendo y empezando a comprender lo que Dios estaba planeando, cuando la voz de nuevo se volvió a oír:
"Puesto que así lo habéis querido y para que, en nombre de los tres Reyes de Oriente todos los niños del mundo reciban algunos regalos, Yo ordeno que, en Navidad, conmemorando estos momentos, todos los padres se conviertan en vuestros pajes, y que en vuestro nombre, y de vuestra parte, regalen a sus hijos los regalos que deseen.
También ordeno que, mientras los niños sean pequeños, la entrega de regalos se haga como si la hicieran los propios Reyes Magos. Pero cuando los niños sean suficientemente mayores para entender esto, los padres les contarán esta historia y, a partir de entonces, en todas las Navidades, los niños harán también regalos a sus padres en prueba de cariño. Y, alrededor del belén, recordarán que, gracias a los tres Reyes Magos todos son más felices".

Cuando el padre de Cristina hubo terminado de contar esta historia, la niña se levantó, y dando un beso a sus padres dijo: -«Ahora sí que lo entiendo todo, papá. Y estoy muy contenta de saber que me queréis y que no me habéis engañado».

Y corriendo, se dirigió a su cuarto, regresando con su hucha en la mano, mientras decía:
-«No sé si tendré bastante para compraros algún regalo, pero para el año que viene ya guardaré más dinero», y todos se abrazaron mientras, a buen seguro, desde el Cielo, tres Reyes Magos contemplaban la escena tremendamente satisfechos.

 


Calificación:  Votar An no han votado este texto  - Ingres tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escrib tu comentario
05/01/09 | 16:17: alicia dice:
hasta q ao fue feriado el 6 d enero, dia d reyes?
alizota50@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
17/08 | 18:19 LA SOLEDAD DE UN JUSTO
17/08 | 08:29 La soledad de un justo
24/08 | 20:23 QU DOLOROSO ES AMAR..!
23/08 | 18:12 NUESTRO SOL
17/08 | 12:25 QUIN SE ACUERDA DEL OTRO CAMPO ARGENTINO?
11/08 | 19:02 PALNDROMOS Y BIFRONTES
24/08 | 20:45 SILBANDO
24/08 | 17:59 A BUENOS AIRES
24/08 | 17:10 TROVA
24/08 | 16:02 PUENTE ALSINA
24/08 | 14:51 RIO DE LA PLATA EN ORO Y OCRE
24/08 | 13:43 EL ALMA DEL SUBURBIO
24/08 | 12:47 ARRABAL
23/08 | 23:39 JOHN LENNON
21/08 | 18:27 NO ESTS DEPRIMIDO, ESTS DISTRADO
20/08 | 16:13 TAN SOLO CENIZAS...


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletn
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS