Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Jueves 20 de junio de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
TINUS
Florentino Diez
Ingeniero White - REPUBLICA ARGENTINA
Soy eminentemente tanguero.
Jubilado Bancario
Nací el 16 de octubre de 1935
MI ESPOSA: Ángela Ventura
MIS HIJOS: Claudio Aníbal y Andrea Claudia
MIS NIETOS: Leandro Matías, Hernán Maximiliano, Braian Gabriel y Agustín Emiliano.


Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Diciembre 2012
Amor, paz y trabajo
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Marzo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

14/04/15 | 23:06: Chalo Tascheret dice:
tengo 78 años y muchos ha que no tenia todo el texto de este magnifico poema , sabia parte de el , pero tratare de memorizarlo todo y guardarlo en mis muchos lindos recuerdo que guardare en mis memorias ,,,,,, gracias
17/11/14 | 02:01: luis oscar dou dice:
tengo 83 años y, aunque se de que trata el poema, hay una parte de la letra que recuerdo y no la encuentro en esta versión que dice: no silbes Lisandro, no ves que tus silbos parecen aullidos de perros. Recuerdos vagos de mi adolescencia.
23/09/14 | 19:40: Gladys B. Alarcon dice:
Linda poesia. Supe de ella por un grupo de amigas argentinas con quienes compartimos el gusto por los libros, la poesia, la pintura, en fin ARTE. La pagina: La Magia de la Lectura en Facebook. Lo invitamos. Tanguera de escuchar tangos desde que estaba pequenia. Me encanta la musica y lo invito a la pagina Musica de ayer de hoy y de siempre. Ecuatoriana viviendo en USA hace poco. Tambien jubilada, con 2 hijos y 1 hija, 3 nietas, 1 nieto y 2 bisnietas. Saludos.
Vínculos
Profeta del viento II Profeta del viento II


Profeta del Viento emerge bajo la forma de recordación cantada, como el poeta hubiera quer... Ampliar

Comprar$ 25.00

TINUS


Este espacio estará dedicado a notas de cultura general, pero con inclinación a la música nacional, entendiendo como tal el tango y el folklore


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto
Escribí un comentario de este texto
 Tu nombre
 Tu e-mail
 Comentario

Escriba el código de seguridad

"PRONÓSTICOS"



Tenemos que remontarnos alrededor de 1945. Que además de la época de oro de nuestro tango, constituyó la era gloriosa de nuestro fútbol. Cada equipo tenía, como ahora, once jugadores. Pero había diferencias fundamentales. Casi siempre, salvo las lesiones eran siempre los mimos once, no de un partido al siguiente sino de una temporada a otra y a la subsiguiente. Además no había durante los partidos ni números en las camisetas ni cambio de jugadores durante los noventa minutos.Se sabía de memoria la formación de nuestro equipo predilecto y de casi todos los clubes participantes. Mi amigo Luis Carbonara me suele recitar la formación de Independiente, cercana al año 40; Fernando Bello, Fermín Lecea y Francisco Coletta; Celestino Martínez, Raúl Leguizamón y José Battagliero; Marí, Vicente “Capote” de la Mata, Arsenio Erico, Antonio Sastre y José Zorrilla. En rápido contrapunto le detallo la formación auriazul con Claudio Vacca, José Marante y De Zorzi; Carlos Adolfo “Lucho” Sosa, Ernesto “El Pibe de Oro” Lazzati y Natalio Pescia; Mario “El Atómico” Boyé, Pío Corcuera, Jaime Sarlanga, Severino Varela y Mariano Sánchez o Raul Florio Emeal…

Cada domingo, a la tarde, el partido. Radio capilla sintonizada en las cadenas nacionales que enlazaban las emisoras locales, donde surgían las voces relatoras de Fioravanti (Joaquín Carballo Serantes) (”¡Goollllllllllll..!“, Fioravanti se colgaba de la “l”) Lalo Pelicchiari (”¡Esto se acaba, señores!”), Edmundo Campagnale, Bernardino Veiga, Wáshington Rivera, Luis García del Soto, Alfredo Aróstegui, Ricardo Lorenzo “Borocotó”, Damián Cané, Enzo Ardigó, Pedro Valdés, Horacio Besio, Dante Zavatarelli, Félix Daniel Frascara y otros tantos que llenaron de fútbol cada hogar la tarde dominguera. Mate, pasteles o tortas fritas y en alguna oportunidad alguna facturita reservada en la mañana. También el proletario pan con manteca.
Y sobre una mesa, bien cerca de la radio, se seguía el ritual. Desde el programa de partidos – "fisture" - con la propaganda de algún analgésico, copiábamos prolijamente en una hoja en blanco, la cuadrícula de la fecha completa. Porque ese también era el rasgo distintivo, los partidos se jugaban todos simultáneamente a las 15:30 ó a las 16.00. Había dos estilos. Uno con el equipo local a la izquierda, dos pequeños casilleros centrales, para el resultado y a la derecha el team visitante. La otra variante, luego del nombre de local a la izquierda, un pequeño casillero para anotar sus goles, a continuación el visitante y respectivo pequeño casillero para los tantos que convirtiera.

Una vez anotados todos los partidos y debajo del último partido, se anotaban los goles, en general sólo del partido en que participaba el equipo predilecto, anotando “Primer tiempo” y a continuación el nombre del goleador y a cuantos minutos había convertido y luego, lógicamente, “Segundo tiempo” y el mismo procedimiento.

Durante el transcurso de los partidos, los goles en los casilleros se anotaban con palotes paralelos. Muchas veces el lugar previsto resultaba insuficiente.

Alguna vez mediante una empresa anunciante nos había provisto de un plano de la cancha, dividido en sectores que el relator iba nombrando en el transcurso del juego. A veces, cuando escuchábamos el “¡Atento Fioravanti!” la ansiedad malograba la fina punta del lápiz y debíamos rápidamente tomar una “yilé” para recuperar su operatividad.

Otra de las particularidades de esos años fue que los partidos eran dirigidos por árbitros ingleses

Terminados los partidos, volcábamos los resultados, pasándolos “en limpio” y con numeración arábiga a otra hoja que guardábamos en una carpeta. A veces actualizábamos la tabla de posiciones, que compararíamos el lunes a la tarde cuando nos llegara la 6ª de “La Razón” de ese domingo.

Los torneos cubrían todo el año. Estaba dispuesta una primera rueda y la segunda invirtiendo la condición de local.
De la liturgia de los domingos y el fútbol, mi amigo, el ingeniero Carlos Benítez, recuerda :
“…te comento una breve historia. Corría el año 62 y yo tenía 8 años y jugaba la final Boca-River. Estábamos todos prendidos de la Zenith sobre al mesa de “nerolait”  escuchando la final, en la cocina de casa. Parece que  estoy viendo la escena. Frente a mi el flamante calefón Arthur Martin. Mi viejo Ramón Benítez, boquense, al comando de las perillas. Lo acompañábamos mi hermano Ricardo y yo, Carlos, mis amigos el Rulo Garbatti, Jorge Calafate y el único riverplatense Jorge Tulli.

De pronto…baldazo de agua fría…penal para River y mi papá despotricando contra el árbitro (Carlos) Nai Foino. Mi hermano con la cabeza entre las manos…se nos acababa el mundo. pero se escuchó, ´atajó Roma…. atajó Roma!!!!!!!´. Lo agarramos a Tulli y le hicimos una “montonera” todos arriba de él… ¡pobre..único riverplatense! ¡¡¡¡¡Boca Campeón!!!!!
Con el tiempo, miraba a Roma desde las figuritas y lo idolatraba y me gustaba cuando lo llamaban el Tarzán boquense. Lloré cuando le hicieron el gol de cabeza en el mundial del 66.
Ya con más de 40 años entro al mercado “Los Danos” en Monte Hermoso y lo veo a Roma saliendo con dos bolsas de piquillín en sus manos y en malla. Se me cruzaron decirle tantas cosas…pero simplemente le dí la mano y le dije…´lo admiré siempre!!!!´ y me dijo..´gracias!!´
Más ó menos en el 70 apareció en mi casa un grabador Sony, con el cual grabé en cinta ese penal y no hace mucho lo digitalicé.

Esa temporada Alberto J. Armando presidente de Boca Juniors y Antonio Vespucio Liberti, al frente de River Plate habían inventado y denominado el “futbol espectáculo” y sus figuras más convocantes eran Paulo Valentim por Boca y Delem (Vladem Lázaro Ruiz Quevedo) por el equipo de Nuñez. El brasileño que jugaba en Boca, le había marcado a Amadeo Carrizo, de penal y Antonio Roma, el Tarzán de la valla de Boca sobre el cierre del partido atajó a Delem el penal que le hubiera dado el campeonato a River.
““Perdimos el campeonato por aquel penal que me atajó Roma, adelantándose un montón de metros. Siempre recuerdo las palabras del árbitro Nai Foino: Un penal bien pateado es gol seguro, así que no proteste”, contó Delem, tiempo después en el libro River, el campeón del Siglo.

Una revista de actualidad, - “Platea? - en ese tiempo acompañaba sus ediciones con discos, disco confeccionados con plástico flexible y entre una colección de recitados por Duilio Marzio, Inda Ledesma o Tita Merello, algunos tangos de Edmundo Rivero; en uno de sus números nos acercó el relato de Fioravanti de ese instante de gloria xeneize y de un reportaje al Tarzán boquense. El relator inició la charla con un “Amigo Roma, usted que últimamente ha pasado por ingratos momentos, hoy tiene toda la gloria…” y la respuesta de Roma, “Yo lo venía observando, y está vez me tocó a mí. Él tira los penales fuerte y a la derecha del arquero”.

Circulaba la versión que, poco tiempo antes, un sobrinito que jugaba con Roma había fallecido en un accidente doméstico. De ahí el comentario de Fioravanti

LOS “PRONÓSTICOS”

No se trata de meteorólogos, ni tampoco gurúes que vaticinaran eventos fortuitos. Como la lotería oficial tenía – tiene – su contrapartida informal de la quiniela barrial. Como se estableció el combo de quinielas literales, poceadas, y verdaderas timbas oficiales de todo tipo de juegos de azar, a través de las loterías nacional, de cada provincia, regionales y extraterritoriales. Así, en ese contexto de sorteos domésticos, discurría con marcada aceptación el juego semanal de los “pronósticos”. Consistía en acertar los resultados de todos los partidos de cada fecha, aunque, en algunos casos (cuando no se acertaban todos los resultados), existían premios consuelo para los que lograran mayor número de aciertos. El procedimiento era sencillo, en papel rectangular se anotaban los partidos de la fecha siguiente con el resultado que se arriesgaba. En este caso se colocaban en el sector central, entre local y visitante. Las boletas jugadas se volcaban en una gran planilla, donde las columnas eran los partidos y los renglones la transcripción de los guarismos de cada jugada. Esa planilla se confeccionaba con varias copias carbónicas que se distribuían antes de la iniciación de los partidos, en lugares estratégicos de Guaite, que servían de controladores o fiscales de cada semana. Se establecía en ese emplanillado el monto recaudado, la retención del o de los que la organizaban y en definitiva el monto a percibir en cada caso.

Durante una breve temporada, tuve a mi cargo la confección y control de esas planillas testigo, para luego en el “paseo” obligatorio del domingo a la tarde se comunicar quiénes habían sido los ganadores.

Pero había, también, pequeños “pronósticos” que se hacían entre los integrantes de una oficina, de una cuadrilla o simplemente en el café de la esquina. En estos casos, no había quitas y el ganador llevaba el total de lo recaudado.
Esta modalidad clandestina provocó la idea del Prode (Pronósticos Deportivos) . El 26 de febrero de 1972 se hizo la primera jugada de Prode, que había impulsado el ministro de Bienestar Social, Francisco Manrique, desde su cargo de Ministerio de Bienestar Social.

Con el tiempo en los programas ómnibus dominicales de la televisión, se presentaban grandes sábanas que daban cuenta de los ganadores en cada jornada. Era una tarea nerviosa, con los incipientes sistemas de automatización informativa, fatigosa, de cadetes en moto, que trasladaban la información escrita a través de la ciudad de Buenos Aires, para llegar al canal y difundirla.

Hubo casos resonantes como el del carpintero paraguayo Ramón Negrete que el 8 de abril de 1972, fue el primero en completar los 13 puntos lo que le valió ganar 390 mil dólares. A partir de ahí, su existencia, en especial su vida sentimental, se fue complicando hasta separarse de su pareja.

Con el tiempo la caída de la tracción del Prode fue vertiginosa, pasando a 103.046.041 pesos en 1991, derrapando en 1997 a 1907.002 y cayendo estrepitosamente en 1998 cuando en la proyección anual apenas superaba el millón de pesos

Se intentaron variantes, aditamentos, pero no pudo siquiera acercarse a los niveles de aceptación anterior. Las tómbolas provinciales contaban con las urgencias de recuperación económica de la gente, que el Prode parecía no ofrecer. Fue el furor de las primeras épocas donde era la vedette casi exclusiva para la gente. Ante el abanico actual de oportunidades lúdicas, perdió la apuesta.

Como para ilustrar la vigencia efímera del Prode, un colaborador de un blog relata lo siguiente:

“Abril de 1990. Yo tenía 11 años y vivía para el fútbol. Sabía las formaciones de todos los equipos, armaba campeonatos con los Playmobil y me prendía a la radio los domingos a la tarde para escuchar a Boca (era la época en la que todos los equipos jugaban a la misma hora y en la radio iban anunciando los goles de los otros partidos).
Muy de vez en cuando, mi padre me dejaba jugar al prode, algo que me fascinaba. Poner local, empate o visitante en cada uno de los 13 partidos me llevaba mucho tiempo de análisis y era toda una diversión, trataba de ser lo más objetivo posible, obviamente.
Papá me comentaba que había gente que jugaba siempre el mismo “dibujo”, sin importar los resultados y a mí me costaba muchísimo entenderlo.
Ahí estaba yo, analizando la 29° fecha de la temporada 88/89 del fútbol argentino. Boca jugaba contra Newell’s en Rosario. De visitante, Boca venía con una racha de 13 empates (12 consecutivos) y una derrota. Casi sin dudarlo, puse la X en el medio. Empate.
Miraba la tarjeta jugada todo el tiempo, como queriéndome asegurar que no me había equivocado en nada. Los 3 partidos de la División B Nacional se jugaron el sábado y los había acertado. El domingo estaba con la radio prendida desde el mediodía, listo para escuchar los 10 partidos correspondientes a la Primera División.
Mientras se jugaban los partidos, yo iba anotando en un papel cómo eran los resultados hasta el momento.
A falta de 15 minutos para que terminen los partidos, acertaba 8 de los 10 partidos. Uno de los dos que no iban como yo había puesto era Newell’s vs. Boca. Boca ganaba 2 a 0 con goles de Ponce e Itabel y Newell’s había hecho un gol hace poco. Me moría de las ganas de que Boca gane, pero no tenía que hacer fuerza para que Newell’s empate?
A papá lo volvía loco con gritos al estilo de “voy 8 bien”, “¡casi hace un gol Deportivo Español!”, “Vélez va empatando”. Pero él seguía con sus cosas y yo no entendía cómo se podía mantener al margen de todo esto!
Terminó el partido y un par de goles al final cambiaron algunos resultados. Terminé acertando 9 partidos de 13. Nada mal, pero había estado muy cerca.
En la tarjeta jugada, había marcado con color cuáles habían sido los resultados reales y se la mostré a papá.
“A ver qué pusiste?”, me dijo. Yo, en silencio. Al rato me dijo sorprendido “pusiste que Boca empataba???”. Le dije que sí, y le traté de justificar la decisión.
Me devolvió la tarjeta y me dijo muy serio: “imaginate que no ganés el Prode por sólo un partido y que sea por no haber puesto que Boca ganaba. ¡No te lo perdonarías nunca!
Mierda! eso me quedó grabado para siempre. Fue uno de los primeros consejos de padre que recibía.
A partir de ese momento, cuando jugaba al Prode o apostaba algo con algún amigo, siempre, pero siempre, ponía que Boca ganaba y River perdía." (tomado desde http://monosg.com.ar/2009/06/prode/)

Mi eterno agradecimiento a mi amigo, el ingeniero Carlos Benítez, quien, además de su amable comentario,  autorizó la utilización de fotografías contenidas en su blog,

http://www.radiosantiguas.4t.com/indexjulio2009.htm


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
10/09/09 | 13:54: Juan Pino Ferrero dice:
Estimado, un placer rememorar aquellas épocas, que como todas han tenido luces y sombras y de las cuales afortunadamente tengo dulces recuerdos.Espero visitar pronto sus blog y lo invito a conocer la caja con memoria, espacio donde rescato recuerdos de Buenos Aires en los años 40 donde gran parte de la ciudad conservaba sus rasgos pueblerinos y el mundo se limitaba a geografía humilde del barrio. Saludos
lacajaconmemoria@gmail.com
 
09/09/09 | 19:02: Manuel van Durry - exham priory dice:
Cuando el deporte mas lindo del mundo era ademas, distinto. Esas epocas doradas, esas costumbres, todo contado en primera persona, con concepcion docente. Y esa fotografia, como la que extraño cada vez que veo los suplementos deportivos actuales. Esos fotografos que llevaban solo doce placas para todo un partido y debian reservar una para el minuto final y asi y todo captaban esas imagenes excepcionales que al mirarlas daban ganas de ponerse a jugar. Ahora solo se ven los festejos o una montonera de piernas,brazos y camisetas. Y se dicen reporteros graficos. Felicitaciones por el recuerdo.
mv.durry@live.com.ar
 
Últimas entradas del mes
10/06 | 13:20 VIEJOS SON LOS TRAPOS


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS